Vivir con diabetes no es fácil. La diabetes 1 (insulinodependientes) no la podemos prevenir. Pero la diabetes 2, sí. El problema es el aumento de la obesidad a nivel global, y que además de traer consigo numerosas consecuencias para la salud, entre ellas la diabetes.

El momento de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes de que se trate. Modificar ciertos hábitos perjudiciales hace la diferencia. Y es importante rescatar que cuanto antes se diagnostique y se inicie el tratamiento tanto mejor.

 

Síntomas:

  • Aumento de hambre.
  • Sed excesiva.
  • Cansancio.
  • Hormigueo, dolor o entumecimiento en manos y pies.
  • Necesidad de orinar con frecuencia.
  • Visión borrosa.
  • Pérdida de peso.

 

Otro aspecto importante es que también ha aumentado el caso de diabetes en niños. Por ello, la educación para prevenir la diabetes es tarea también de la familia. Alimentación balanceada y ejercitarse son medidas básicas para una familia saludable.

 

Prevención:

  • Realice actividad física regularmente.
  • Incluya abundantes frutas y vegetales en sus comidas.
  • Logre y mantenga un peso corporal saludable.
  • Controle el consumo de comidas y bebidas azucaradas.
  • Visite periódicamente el médico para controles anuales.

 

Fuente: Médicos de Farmacias Económicas y datos de la Organización Mundial de la Salud