Las redes y sus filtros muchas veces nos hacen caer en la trampa de no cuidarnos porque, con el filtro de la cámara de fotos, todo se arregla.

Manchas, marcas e incluso las arrugas "desaparecen" mágicamente gracias a su uso, o abuso.

Pero lo importante no es el filtro que utilice en su próximo posteo. Sino prevenir los principales signos de envejecimiento, es decir, retrasar su aparición.

¿Cómo? Muy fácil: el protector solar es uno de los mejores trucos de belleza, porque el sol es el principal culpable de las manchas y las arrugas.

Recuerda que además de ocasionar envejecimiento prematuro y manchas en la piel, la exposición a los rayos solares tiene efectos perjudiciales para la salud -como quemaduras, insolaciones e incluso riesgo de padecer cáncer de piel-.

Hay que tener en cuenta que no es necesaria la exposición solar directa, ya que también puede ocurrir en lugares cerrados (¡las pantallas de los smartphones y de computadoras!), con ambiente caluroso y húmedo y en los que corra muy poco el aire.

Los bebés, infantes, personas de la tercera edad y embarazadas son las más vulnerables. Igualmente, todas las personas deben utilizar protección solar.  Incluso, en El Salvador se debe usarlo durante todo el año, aunque no haya exposición directa al sol y también en días nublados.

Unas sencillas medidas de prevención son fundamentales para  poder disfrutar.

Recomendaciones generales:

  • Es necesario considerar que el FPS sea mínimo de 30 para uso diario, y si hay mayor exposición, se debe ir aumentando el espectro. Tenga en cuenta que cuanto más alto es el FPS la protección es por más tiempo. Además, se debe verificar que proporcione protección UVA y UVB y siempre es necesario aplicarlo varias veces al día.

  • El protector hay que aplicarlo 20 minutos antes de la exposición al sol y se debe reaplicar al menos cada dos horas o cada menos tiempo si se está cerca del agua o de la arena, después de mojarse o si se está muy sudado.

  • Un bloqueador solar con FPS 50+ protegerá a la persona de la radiación UV entre 25 y 30 minutos, cuando la exposición al sol es continua. En cambio un FPS 30+ debe ser aplicado sobre la piel cada 20 minutos y un FPS 15+ exigirá que se renueve cada 10 minutos.

  • Lo recomendable es acudir a un especialista que prescriba el producto necesario para proteger cada tipo de piel.

  • Se recomienda no exponer al sol directa o indirectamente a niños menores de un año aunque se les aplique protector solar. Es importante proteger a los niños cuando realicen actividades al aire libre, en los parques o en el patio del colegio, durante todo el año y principalmente cuando están de vacaciones porque están más tiempo expuestos al sol y existe más riesgo de quemaduras solares.

  • Deben utilizar siempre sombreros, gorras, gafas de sol, ropa de algodón, sombrillas, etc., cuando se expongan directamente al sol. También es importante acostumbrarles a beber agua con frecuencia. Una piel bien hidratada será más resistente a los rayos solares.

  • El mejor protector dependerá de la genética, el medioambiente y el estilo de vida, por lo que es mejor consultar con un dermatólogo cada caso concreto.

 

Fuente: Médicos de Farmacias Económicas