Tener un botiquín en la casa, especialmente en este período de cuarentena ante la pandemia mundial del COVID-19, le permitirá responder a situaciones imprevistas (picaduras de insectos, reacciones alérgicas, diarrea), lesiones comunes (heridas cortantes leves, traumatismos  o quemaduras) o incluso brindar un primer auxilio antes de acudir a un médico u hospital.

Cada botiquín deberá adaptarse a las actividades y necesidades (si hay bebés, niños, o solo adultos) especiales de cada familia, incluso lo ideal es consultar con su médico de cabecera sobre cuáles son los productos indispensables para su caso.

Recuerde guardar el botiquín siempre en el mismo lugar y lejos del alcance de los peques. Y además, revisar con periodicidad la fecha de vencimiento de los medicamentos y suplantarlos cuando sea necesario.

Si padece alguna enfermedad crónica (como hipertensión o diabetes) es fundamental mantener sus controles y tomar sus medicinas para prevenir cualquier descompensación en sus salud.

 

¿Qué debe conener un Botiquín de Primeros Auxilios?

Material para curación:

Rollo de gasa y/o vendas estériles.

Algodón e hisopos.

Micropore.

Curitas.

Vendas elásticas.

Alcohol y agua oxigenada para desinfectar.

Solución para ojos como lágrimas oculares.

Solución salina.

Reacciones alérgicas (tanto piel como vías respiratorias):

Antihistamínico, como loratadina, cetirizina o difenhidramina.

Loción de calamina.

Clorfeniramina crema tópica (contra picazones y ronchas).

Para fiebre, dolor e inflamación:

Analgésicos (en tabletas y en jarabe) como paracetamol.

Antimigrañoso.

Ungüento para aliviar dolores musculares (diclofenaco, naproxeno).

Si tiene bebes y niños incluya acetaminofen en presentación apta para ellos.

Suero oral (enfermedades que causen deshidratación)

Medicamentos para la tos y el resfriado:

Jarabe para la tos como Hedera Helix.

Antigripal en tabletas como Virogrip o Sudagrip.

Medicamentos para problemas gastrointestinales:

Antidiarreicos como loperamida (por comida abundante o irritante, en caso de sospecha de infección consultar al médico).

Laxantes como picosulfato de sodio.

Antiácidos (en caso de acidez por comida abundante o irritante) como Maalox o Baytalcid.

Dimenhidrinato: para mareos, náuseas y vómitos.

Para problemas de piel:

Protector solar.

Crema para quemaduras.

Crema de óxido de zinc (para inflamación causada por el pañal, quemaduras solares, rozaduras y picaduras de insectos).

Vaselina.

Ungüento antibiótico.

Medicamentos crónicos: 

No olvide los medicamentos de uso permanente para las personas que tiene padecimientos y/o enfermedades crónicas.

Otros:

Pañuelos desechables.

Tijeras de punta redonda.

Bajalenguas (para aplicar medicamentos o inmovilizar).

Termómetro.

Linterna con pilas de recambio.

Compresas frías/calientes.

Bloc de notas con un lápiz con los números telefónicos de emergencias.

 

 

 

Además, tenga a la mano los números de Emergencias:

PNC: 911

Bomberos: 913

Cruz Roja Salvadoreña: 2222-5155

Cruz Verde Salvadoreña: 2284-5792

Protección Civil: 2281-0880

Fosalud: 132

Comandos de Salvamento: 2133-0000

Cruz Verde: 2284-5792

CLESA: 2506-9000

ANDA: 2244-2632

 

 

Fuente: Médicos de Farmacias Económicas