Con la llegada del coronavirus COVID-19 a la mayoría de los países, la situación mundial ha cambiado drásticamente en pocos meses por la rápida propagación de la enfermedad. El impacto no es solo para la salud sino también social y económico, ya que el aislamiento y la cuarentena -los métodos que universalmente se están utilizando para evitar contagios- han mermado considerablemente la actividad económica en todos sus rubros.

Los casos de COVID-19, al 28 de abril, superan los 3,062,557 en 185 países. La tasa de letalidad ha subido a 6.9%, con un total de muertes de 212,221.

Al momento, el tipo de transmisión en El Salvador está clasificada por la Organización Mundial de la Salud, como “Local”. Hay evidencia de circulación activa del virus en el territorio nacional. Al 28 de abril se reportan 345  casos confirmados, 8 fallecidos y 97 recuperados, según el Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Semana 15 (del 05 al 11 de abril 2020) y con actualización de los casos contemplados en el sitio web del Gobierno de El Salvador.

Centrados en las consecuencias para la salud, la falta de cura o vacuna ponen el énfasis en que las personas acaten las medidas de prevención para protegerse, proteger a sus familias y salvar vidas.

El COVID-19 se trata de una infección respiratoria que comienza con fiebre, tos y falta de aliento. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, por sus siglas en inglés, han actualizado su lista de síntomas que ahora también incluyen: resfriado, sacudidas repetidas con escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta, pérdida de sabor u olor. Y advierten que pueden aparecer en cualquier momento entre 2 y 14 días después de la exposición al virus. 

Por esta razón, para evitar la propagación del virus la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda:

  • Quedarse en casa lo máximo posible.
  • Mantener el distanciamiento social, de al menos dos metros de distancia.
  • Usar mascarilla al salir de casa.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Usar un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar con el ángulo interno del brazo. Usar pañuelos desechables.
  • Evitar tocar ojos, nariz y boca.
  • No compartir alimentos o bebidas.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.
  • Desinfectar con frecuencia los objetos tocados.
  • No automedicarse.
  • Si tiene fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor o presión persistentes en el pecho, confusión o incapacidad para despertar, labios o cara azulados o cualquier otra señal de advertencia debe buscar de inmediato atención médica o llamar al 132 del Sistema de Emergencias Médicas

 

 

* Fuentes: Boletín Epidemiológico Semana 15 (del 05 al 11 de abril de 2020), COVID-19 Gobierno de El Salvador, CDC y  Organización Mundial de la Salud (OMS)

Más información: Contacte a un médico.