Es indudable que a raíz de la pandemia pasamos más tiempo que nunca frente a la computadora. El excesivo uso de las pantallas electrónicas, incluyendo las del teléfono, pueden comprometer nuestra salud visual. Por eso es frecuente encontrar personas que presentan molestias inespecíficas, somnolencia, cansancio visual y dolor de ojos que se irradia a la cabeza. También sensación de sequedad e irritación de los ojos, entre otros.  Muchos de estos problemas se deben al uso excesivo de las pantallas electrónicas o a su uso en condiciones no óptimas, como está pasando en estos días.

El ojo seco se presenta cuando se producen pocas lágrimas y un paliativo es la utilización de lágrimas artificiales. En caso de ojo rojo, que puede darse por la irritación de la luz de las pantallas y presenta más complicaciones cuando hay un problema de base como la diabetes, su tratamiento es con colirios para refrescar y aclarar el ojo.

Lamentablemente esta problemática lejos de disminuir va en aumento. Porque cada vez se está más expuesto al uso de computadoras y dispositivos móviles, incluso por más tiempo y a más temprana edad. Y si bien, en algunos casos las molestias pueden aliviarse o desaparecer con el uso de lubricantes oculares, lo más recomendable es visitar periódicamente a un oftalmólogo.

Un dato interesante es que el 75% de los casos de enfermedades oculares, como la ceguera, son prevenibles o tratables, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ello, tomar acciones preventivas es un paso importante.

A continuación compartimos algunas recomendaciones:

  • Utilizar protector de pantalla en las computadoras que lo permiten. Si no es posible, regular la intensidad de brillo para trabajar de forma cómoda. Evita que haya reflejos molestos en la pantalla y también evitar ambientes en los que la luz sea muy reducida.
  • Realiza pausas para dejar descansar a tus ojos. Se aconseja descansar la vista cada 20 minutos. Puede ser mirar al menos 20 segundos a algún objeto situado a más de 6 metros o, por ejemplo, mirar al paisaje de nuestra ventana. Otro ejercicio ocular para evitar la fatiga visual es parpadear de forma completa 20 veces durante un minuto.
  • Mantén una distancia correcta entre tu rostro y la pantalla. En el caso de la computadora la distancia mínima debe ser 60 centímetros, y en el caso del móvil, debe ser de 35 cm debajo de nuestros ojos. 
  • En caso de molestias, ojo seco y/o rojo, ardor o picor visita a un oftalmólogo. Además, es el profesional indicado para evaluar defectos visuales y determine si es necesario el uso de lentes e incluso esté pendiente de la graduación correcta. Además, puede recomendarle el utilizar lentes para vista cansada en caso de fatiga ocular.