Según el Servicio de salud de Reino Unido, se estima que una de cada cinco personas pierde el interés por el sexo en algún momento de su vida y, en las mujeres puede llegar a tres de cada diez.
Entre las causas físicas puede deberse a enfermedades como diabetes, artritis, cáncer, presión arterial alta, según detalla Mayo Clinic en su página web.
Muchos medicamentos también pueden afectar el deseo sexual e incluso la posibilidad de conseguir un orgasmo. Por ejemplo, las medicina contra la presión arterial o la depresión pueden disminuir la libido. Si es su caso, hable con su médico sobre los efectos colaterales. Nunca suspenda un medicamento que ha sido recetado.
Pero también es importante conocer que si hablamos de deseo sexual el estado de ánimo juega un rol importante. Entre las causas psicológicas que pueden disminuir la libido encontramos: la ansiedad, la depresión, el estrés y la baja autoestima.


¿Cómo recuperar el deseo?

En el artículo "11 maneras de ayudarte para tener una mejor vida sexual" ("11 ways to help yourself to a better sex life") de la Escuela de Medicina de Harvard, publicado por el Harvard Health Publishing, se recomienda encontrar el tiempo para acariciarse, besarse y tocarse.

  1. Auto edúquese. Informarse sobre el problema sexual puede ayudar mucho. Puede ser a través de libros de autoayuda específicos o también navegando en Internet (siempre buscando fuentes confiables). 
  2. Dedique tiempo. El documento aclara que muchas veces las rutinas diarias impiden encontrar el momento para la relación sexual. Encontrar un entorno tranquilo, cómodo y sin interrupciones es importante. Tenga presente que con la edad hay cambios físicos y que repercuten en la sexualidad, por ejemplo, en el tiempo para excitarse y alcanzar el orgasmo.
  3. Utilice lubricante. Los geles lubricantes a base de agua son ideales para usar cuando hay indicios de sequedad vaginal, que en muchos casos son poco pasionales y hace que las relaciones sexuales sean dolorosas. Si con el uso de lubricante no mejora, lo ideal es que consulte a un ginecólogo. Ver productos
  4. Mantén el afecto físico. Conservar la llama encendida no es fácil, pero es vital. Besarse y abrazarse, aunque esté cansado, tenso o molesto fortalece el vínculo emocional y afectivo.
  5. Practica tocar. Busque videos educativos (realizados por terapistas sexuales) con ejercicios que tengan enfoque sensorial. Además, pida a su pareja que le muestre cómo le gustaría que le tocaran para conocer la presión que debe usar (más suave o firme, etc.).
  6. Prueba diferentes posiciones. Esto permitirá agregar interés al hacer el amor y también puede ayudar a superar los problemas porque hay estimulación diferente, explican en Harvard.
  7. Escribe tus fantasías. Las personas que tienen poco deseo pueden utilizar esta actividad para excitarse o a su pareja. También puede funcionar pensar en alguna película o libro y hablarlo.
  8. Haz ejercicios de Kegel. Mejorar la aptitud sexual, tanto en hombres como en mujeres, es posible ejercitando los músculos del suelo pélvico. La ventaja es que se pueden hacer en cualquier lugar: mientras conduce, se sienta en su escritorio o está parado en una fila. También para mujeres hay pesas vaginales que les ayudan a aumentar la resistencia muscular. En caso de dudas, consulta al médico. Ver productos
  9. Intenta relajarte. No todo debe limitarse al sexo, especifica el artículo de Harvard. Hacer algo juntos antes de tener relaciones puede ayudar mucho. También pueden funcionar las técnicas de relajación, como los ejercicios de respiración profunda o yoga.
  10. Usa un masajeador. Muchas veces, las mujeres (por tabú, miedos o complejos) no conocen su propia respuesta sexual. En este caso, los estimuladores pueden funcionar para explorar y mostrar lo que le gusta a su pareja. Ver productos
  11. No te rindas. Si todo lo mencionado arriba no funciona, no se desanime. Visite un médico para determinar la causa de su problema sexual y que le pueda indicar un tratamiento. En muchos casos, un psicólogo o terapeuta sexual también puede brindarle soluciones.

 

¿Cómo hacer los ejercicios Kegel?

  • * Apriete el músculo que usaría si estuviera tratando de detener la orina a mitad de camino.
  • * Mantenga la contracción durante dos o tres segundos, luego suelte.
  • * Repite 10 veces.
  • * Intente hacer cinco series al día.

En caso de duda, consulte a un médico.